Clase II, LED y DALI, malos compañeros