Certificaciones de luminarias para áreas peligrosas

Hasta hace poco, los fabricantes de equipos eléctricos para zonas peligrosas debián diseñar productos que cumplían con los estándares nacionales de cada país en los cuales deseaban comercializar sus equipos. Hoy en día, un fabricante de luminarias para zonas explosivas puede acudir a un organismo para conseguir una certificación que será reconocida internacionalmente. Sin embargo, siguen existiendo diferencias entre las certificaciones existentes. Por ejemplo, el marcado ATEX (atmósferas explosivas) es una norma obligatoria en la Unión Europea. La certificación El IECEx es un plan de adhesión voluntaria que proporciona medios de prueba aceptados a nivel internacional de productos y servicios conformes con los estándares IEC.

Los equipos destinados a un uso en zonas con riesgo de explosión deben ser certificados cumpliendo con las normas nacionales del país en cuestión, y certificados por un organismo independiente autorizado. Actualmente existen tres certificaciones independientes para luminarias  que se usarán en áreas peligrosas.

La certificación HAZLOC para América del Norte:

HAZLOC es la norma equivalente a la directiva ATEX, para los Estados Unidos. Esta norma es establecida por el organismo oficial para la salud y seguridad en el trabajo (Occupational Safety and Health Administration). Define y clasifica los riesgos en áreas como las atmósferas explosivas. Su objetivo es poder controlar el riesgo de explosión en ciertos ambientes.

Tiene dos componentes:

– Pruebas y evaluación de los equipos utilizados,

– Inspección de las áreas (oficinas, fábricas …)

En América del Norte, cualquier equipo eléctrico debe ser aprobado y certificado como sigue:

• En Estados Unidos, por un laboratorio de pruebas reconocido nacionalmente (NRTL) y aprobado por la OSHA.

• En Canadá, por un organismo de certificación acreditado por el Consejo de Normas de Canadá (SCC).

• La certificación debe estar en la luz en forma de una marca o una etiqueta específica que indique el organismo de certificación, un solo certificado o declaración de conformidad no es suficiente.

El organismo de certificación que emitió la certificación debe controlar el lugar de fabricación (locales donde se fabrique las luminarias y etiquetados) por lo menos cuatro veces al año. Esto se aplica independientemente de la entidad de certificación, y cada agencia debe realizar sus propias auditorías.

En América del Norte, en la actualidad, existe un sistema de clasificación en 3 áreas para los equipos utilizados en áreas peligrosas:

• Zona 0 – La atmósfera explosiva está presente continuamente, durante largos periodos o frecuentemente.

• Zona 1 – La atmósfera explosiva puede aparecer durante el funcionamiento operativo normal de forma habitual.

• Zona 2 una atmósfera explosiva no debería darse durante el funcionamiento operativo normal. Pero si se da el caso, se prolongará solo por un periodo de tiempo corto.

En Canadá, todas las nuevas instalaciones deben utilizar esta clasificación en 3zonas. Las instalaciones existentes tienen la opción de seguir utilizando el sistema antiguo de dos divisiones, o elegir  una reclasificación utilizando el sistema de las tres zonas.

En los EE.UU., todas las instalaciones (nuevas y existentes) pueden seguir usando el sistema tradicional de divisiones o reclasificar sus productos utilizando la clasificación en tres zonas. Leer más

El Año Internacional de la Luz

cropped-blog-header-1_0El 20 de diciembre de 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó 2015 como el Año Internacional de la Luz y de las tecnologías vinculadas a la luz. Enfocandose en las ciencias de la luz y sus aplicaciones, el Año Internacional de la Luz 2015 se propone dar a conocer el potencial de las tecnologías basadas en la luz, para promover el desarrollo sostenible y aportar soluciones a los desafios mundiales en termino de energía, educación, agricultura y salud.
Este Año Internacional ha surgido gracias a la iniciativa de un consorcio de organismos científicos, junto con la UNESCO y reunirá a muchos participantes al nivel internacional, incluyendo sociedades y asociaciones científicas, instituciones educativas, plataformas tecnológicas, organizaciones no lucrativas y empresas del sector privado. 2015 marcará una serie de aniversarios científicos inspiradores que incluyen el milesimo aniversario de la publicación de los primeros trabajos sobre optica por el erudito islámico Ibn Al-Haytham y el bicentenario de la teoría ondulatoria de la luz establecida por Augustin – Jean Fresnel.

La Luz es asunto de todos
De acuerdo con los organizadores de este evento global: “La luz juega un papel fundamental en nuestra vida cotidiana y se encuentra en el cruce de muchas disciplinas científicas del siglo 21. Ha revolucionado la medicina, ha posibilitado el desarrollo de Internet, y sigue siendo fundamental para numerosos aspectos culturales, económicos y políticos de la sociedad global. Durante siglos, la luz y sus aplicaciones han constituido un elemento de unión que trasciende todas las fronteras, no solo las geográficas sino también las de naturaleza cultural, de género o edad. La luz constituye, asimismo, un tema enormemente atractivo a la hora de motivar diferentes aspectos educacionales.”
Antes de la aprobación por la Asamblea General de las Naciones Unidas, la resolución de la AIL fue sometida a la aprobación de la Comisión de las Naciones Unidas en noviembre del 2013, a iniciativa de México, con el apoyo de Nueva Zelanda. Como lo ha resaltado Ana María Cetto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM): «La Luz es asunto de todos. Gracias a la luz sabemos que hay vida en la Tierra y conocemos nuestro lugar en el Universo. El AIL sera una oportunidad para científicos, ingenieros, artistas, poetas y todos los que la luz inspira, para interactuar tanto ellos mismos y con el público, con el fin de aprender más sobre la naturaleza de la luz, sus múltiples aplicaciones, y para entender su papel en nuestra cultura «.
La resolución cuenta con el copatrocinio de 35 países entre los que se encuentra España y que incluye: Argentina, Australia, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Chile, China, Colombia, Cuba, República Dominicana, Ecuador, Francia, Ghana, Guinea, Haití, Honduras, Israel, Italia, Japón, Mauricio, México, Montenegro, Marruecos, Nepal, Nueva Zelanda, Nicaragua, Palau, República de Corea, Federación de Rusia, Somalia, España, Sri Lanka, Túnez, Turquía, Ucrania y Estados Unidos de América. Esta impresionante lista de copatrocinadores destaca los aspectos verdaderamente internacional y global de la Luz.

Las tecnologías basadas en la luz pueden aportar soluciones
A lo largo de este Año Internacional de la Luz se organizarán alrededor del mundo eventos, conferencias, talleres, actividades de divulgación en colegios e institutos, exposiciones Temáticas seminarios, exposiciones y espectáculos al nivel regional, nacional e internacional entorno a la luz, que permitan difundir la importancia de la luz y sus tecnologías en la Sociedad.
Uno de los principales objetivos del Año Internacional de la Luz será la de permitir la comprensión pública de cómo la luz y sus tecnologías relacionadas afectan a la vida cotidiana y son esenciales para el futuro desarrollo de la Humanidad a través de la arquitectura y el urbanismo; la agricultura y la horticultura; la desalación; la calefaccion, el secado y la cocción; como la generación de electricidad…
El Presidente del Comité Directivo AIL 2015 John Dudley explica: «Un Año Internacional de la Luz es una tremenda oportunidad para asegurarse de que los responsables políticos y los organismos internacionales son conscientes del potencial de resolución de problemas de las tecnologías basadas en la luz. Ahora tenemos una oportunidad única para aumentar la conciencia global de la importancia de la Luz. «.
A nivel mundial, las personas y las organizaciones que representan a la ciencia, la ingeniería, las artes y la cultura trabajarán juntos para hacer de este Año Internacional de la Luz un éxito, gracias a los programas de eventos y actividades. Para más información: http://www.luz2015.es/

Las luminarias LED se imponen para iluminar las zonas ATEX

Mientras está empezando la Conferencia Mundial sobre el clima, los industriales se vuelven cada vez más conscientes de la necesidad urgente de poner en marcha soluciones más respetuosas para el planeta. La iluminación representa alrededor del 20% del consumo mundial de energía y las industrias que operan 7 días /7 y 24 horas /24 consumen mucha energía para asegurar su iluminación. Para hacer frente a estos desafíos, la tecnología LED está ganando terreno en la iluminación industrial, ya que es especialmente adecuada para un uso en atmósferas explosivas.
Una atmósfera explosiva se caracteriza por la presencia de una mezcla de aire y de sustancias potencialmente explosivas tales como gases, vapores, nieblas o polvos, en la que, tras una ignición, la combustión se podría propagar a la totalidad de la mezcla. Las atmósferas potencialmente explosivas se encuentran en refinerías, plataformas de extracción, plantas petroleoquímicas, plantas de generación de energía, plantas de tratamiento de residuos …. En estos lugares, se deben tomar medidas para evitar la posibilidad de temperaturas excesivas y la aparición de arcos eléctricos o chispas. Actualmente, la iluminación de las plataformas de perforación de gas de esquisto, que se están expandiendo en muchos países, exige el cumplimiento de una instalación de gas clasificada como zona 1 (zona peligrosa ATEX) y zona 2 (estándares de clase I Div 1 y clase I Div 2 en Estados Unidos).
Los LEDs son fuentes de luz de espectro completo y proporcionan un excelente rendimiento de color. Los LEDs orientan la luz hacia donde se necesita con muy poca dispersión o pérdida. Las lámparas convencionales arrojan luz en todas las direcciones, por eso proporcionan un numero de lúmenes inferior en comparación con los LEDs. Las luminarias LED no sólo cumplen con los más altos estándares de IRC (70-85) y de eficiencia (hasta 160 lúmenes/vatio) pero además, a diferencia de otras luminarias su emisividad es mayor en ambientes fríos. En comparación con las lámparas de vapor de sodio a alta presión o con las lámparas de vapor de mercurio o lámparas incandescentes, los LEDs pueden evitar los accidentes relacionados con la baja visibilidad gracias a su mejor reproducción de los colores. La iluminación LEDs también facilita la lectura de instrucciones de seguridad para intervenir rápidamente en casos de peligro inminente. Esto ayuda a prevenir los riesgos de accidentes y permite intervenir más rápidamente en situación de emergencia.
Por otra parte, el control inteligente de la iluminación LED puede proporcionar una iluminación que se adapta a las necesidades: las luminarias LED permiten variar la intensidad de la luz a medida de lo necesario sin desperdició. Una gestión centralizada de la iluminación puede optimizar el ahorro de energía.
Respecto al mantenimiento, los techos altos de las instalaciones industriales hacen a menudo que las luminarias sean de difícil acceso. El mantenimiento y la reposición de lámparas pueden llegar a ser costosos. Resistente y duradera, la iluminación LED permite minimizar el mantenimiento. Como no contienen gas, las lamparas LED son muy seguras y su reciclaje es mas fácil, dado que se consideran como un producto electrónico. Con hasta 100.000 horas de duración, las lamparas LED reducen la necesidad de mantenimiento. Ademas si se combinan con un sistema de control inteligente, sólo se iluminan cuando sea necesario y se apagan automáticamente.
En zonas explosivas tales como plataformas de perforación, la iluminación debe ser capaz de soportar todo tipo de vibración constantemente. Por lo tanto, la iluminación certificada para zonas ATEX debe ser más resistente que la iluminación tradicional. Con un 100% de equipo electrónico, la lámpara LED ya es más resistente que otros materiales.
Airfal desarrolla luminarias LED con certificación ATEX (Pyros, Vitra y Secure) que reducen el consumo de energía sin comprometer el nivel de iluminación, especialmente para zonas de atmósferas explosivas. Resistentes a impactos y vibraciones, permiten ahorrar el reemplazo frecuente de lámparas. No contienen mercurio u otros productos peligrosos y son más ecológicas. Las luminarias LED de Airfal ofrecen eficiencia energética y ecológica así que un mejor control de la luz para zonas industriales peligrosas.