Alumbrado de parques y jardines con luminarias LED

86Un proyecto de alumbrado enfocado a iluminar parques y jardines públicos debe tener en cuenta tres premisas principales basadas en un consumo energético eficaz, impacto ambiental mínimo y lograr una buena inversión calidad/precio. Por esto, en el diseño de un buen alumbrado para un parque o jardín se deben combinar la eficacia, el ahorro, y la seguridad y comodidad del usuario. Siempre teniendo en cuenta una adecuada iluminación de todos los parques y jardines, ya que son espacios dinámicos y vivos, que se deben adaptar a las diferentes estaciones, luminosidades y usos que se les den.

Cuando cae la noche, los cromatismos del parque y la claridad, o lo tenue de sus luces, son factores que influyen en la afluencia de la gente. El hecho de que la gente utilice el parque ó jardín estará marcada por la iluminación que exista: distribución, intensidad y efecto sobre elementos del jardín.

El diseño de los jardines se realiza pensando en la percepción de las zonas verdes a la luz del día, pero, dado el horario normal de utilización de los parques, se hace también necesario que las creaciones jardineras puedan ser contempladas bajo la luz proporcionada por un sistema de iluminación. Cabe destacar el potencial estético que tiene la iluminación artificial como herramienta en el diseño de parques y jardines, creando y acentuando siluetas; estableciéndose planos de iluminación y penumbra; poniendo en valor cuantos elementos sean de interés, y acentuando la perspectiva y el efecto tridimensional. Es importante asimismo determinar los efectos que se quiere conseguir, ya que es evidente que no requerirá la misma solución luminotécnica una zona que se desea constituya un entorno con los principales objetivos de la iluminación nocturna de los jardines.

La iluminación de paisajes pasa por evitar la iluminación directa encima de plantas y objetos. A tal efecto se aconseja el empleo de la iluminación indirecta que se logra cuando la luminaria está oculta y sólo son vistos los efectos de la luz.

Las técnicas básicas empleadas comúnmente para la iluminación artificial de parques y jardines incluyen diferentes grados de luminosidad dependiendo del lugar del jardín.

Así, se establecen zonas con iluminación tenue, otras con intensa luminosidad, áreas donde se establecen cruces de luces, y espacios concretos donde se instalan adornos luminosos. Para la mejor descripción del perfil de algunas especies de plantas se recurre al contraluz, con fondos luminosos uniformes. Si además se iluminan esos objetos de una manera tenue y desde delante, se puede recuperar la forma volumétrica sin perder su silueta.

No se debe pretender alcanzar con iluminación artificial el grado de luminosidad igual al de la luz solar y además, hay que tener en cuenta el hecho de que el ojo humano percibe distinta la expresión de los colores a consecuencia de los diferentes tonos e intensidades de la iluminación artificial. A veces se intenta reproducir los efectos diurnos en el jardín mediante la instalación de una iluminación de gran intensidad,

Sin embargo, es recomendable dosificar los puntos que conviene iluminar, haciéndolo de forma que la luz posea un efecto que ayude a dar viveza a los colores y matice los diferentes tonos.

 El diseño tiene que estar pensado para evitar la contaminación luminosa. A tal efecto, debe impedirse la distribución de luz hacia arriba, para lo cual se apantallarán las luminarias dirigidas hacia arriba para que limiten su proyección de luz hacia estrictamente el objeto a iluminar.

Según la  CIE 115-2010 establece 6 clases de áreas que dependerán de la importancia del área en términos del número de usuarios y la configuración circundante en parques suele ir de la clase P4 a P6 y la iluminación puede apagarse ó reducirse notablemente, incluso a la mitad, por motivos de ahorro de energía. Para cumplir con el reconocimiento facial necesario para la seguridad de los peatones, debe cumplir con una iluminancia vertical mínima (Ev. mín) e iluminancia semicilíndrica mínima (Esc. mín).

Siguiendo con la CIE 115-2010, estos son los  valores de los criterios de iluminación que hay que respetar para las diferentes clases P edición:

Clase P1:  Emed= 15 lux    Emin= 3 lux      Ev.min= 5 lux      Esc.min= 3 lux

Clase P2:  Emed= 10 lux    Emin= 2 lux      Ev.min= 3 lux      Esc.min= 2 lux

Clase P3:  Emed= 7,5 lux   Emin= 1,5 lux   Ev.min= 2,5 lux   Esc.min= 1,5 lux

Clase P4:  Emed= 5 lux      Emin= 1 lux      Ev.min= 1,5 lux   Esc.min= 1 lux

Clase P5:  Emed= 3 lux      Emin= 0,6 lux   Ev.min= 1 lux      Esc.min= 0,6 lux

Clase P6:  Emed= 2 lux      Emin= 0,4 lux   Ev.min= 0,6 lux   Esc.min= 0,4 lux

El Real Decreto 1890/2008, por el que se aprueba el reglamento de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado exterior y sus instrucciones técnicas complementarias EA-01 y EA-07 tiene como objetivo mejorar la eficiencia y el ahorro energético de las instalaciones de alumbrado exterior, puesto que favorecen la competitividad de sus procesos productivos y reducen las emisiones de gases contaminantes y la facturación energética. Sin embargo, no tiene como objetivo el establecimiento de valores mínimos de niveles de iluminación en los distintos tipos de vías o espacios. Este reglamento se debe aplicar a aquellas instalaciones que dispongan de una potencia instalada superior a un KW.

En cuando al alumbrado de parques y jardines, las zonas que se deben considerar son los accesos al parque o jardín, así como también sus paseos, escaleras, glorietas, áreas de estancia, etc. En estas zonas se deben tener en cuenta los criterios y niveles mínimos de iluminación establecidos para el alumbrado de estos espacios públicos.

Se requieren, por lo general, fuentes de luz que proporcionen luz blanca para obtener una buena reproducción cromática (CRI=60), recomendable para áreas donde la visión periférica de los usuarios es una importante  por tanto, se recomienda las lámparas de LED blancos.

Las luminarias forman parte del mobiliario urbano de un municipio. Las elegidas para iluminar los parques deberían presentar un alto nivel de grado de protección de hermeticidad superior a IP66, si las luminarias están situadas a una altura de montaje baja deben tenerse en cuenta el vandalismo y utilizar materiales resistentes para la fabricación de las luminarias con unos índices recomendables de IK10. Y, por último serán siempre anticontaminantes desde el punto de vista de la contaminación lumínica.

Hoy en día, un buen alumbrado debe ser eficaz y económico. Un consumo energético superior no siempre significa un mayor servicio sino que el grado de eficiencia óptima se consigue cuando hay una proporción adecuada entre el consumo y el confort. La eficiencia energética en iluminación hace referencia a la reducción del consumo de energía sin que por ello se vean alterados los niveles lumínicos y protegiendo el medio ambiente. Por ello, a la hora de diseñar el alumbrado público de los parques y jardines de un municipio, se deben establecer los niveles de iluminación mínimos necesarios para el desarrollo de las actividades que tienen lugar en estos espacios, sin olvidar la seguridad y comodidad de los usuarios y evitar así la contaminación lumínica.

El aspecto estético de los elementos de iluminación. La forma y el estilo de las luminarias y columnas deberían integrarse bien en el entorno, llegando en muchos casos a realizar luminarias que forman parte del propio mobiliario en papeleras, bancos, ó elementos llevados al máximo objetivo que aúnan mobiliario, iluminación y decoración, incorporando la tecnología Led a éstos.

El consumo de energía de un municipio debe ser eficiente y racional, y para ello se debe promover el ahorro energético y reducir el resplandor luminoso nocturno, garantizando siempre la seguridad y comodidad de los usuarios.