La iluminación eficiente en naves industriales

iluminación naves industrialesEl alumbrado normalmente consume el 20 por ciento de la electricidad utilizada en edificios comerciales o industriales. En estos tiempos que vivimos, los altos precios de la energía eléctrica nos llevan a buscar formas rentables para reducir el consumo de electricidad consumida por la iluminación en las naves industriales.

Debido a que una instalación de iluminación tiene una vida útil bastante larga, a menudo duran de 15 o 20 años, las tecnologías convencionales de iluminación como las lámparas halógenas, o fluorescentes compactas (CFL) o de descarga de alta intensidad (HID) constituyen la mayor parte de la base instalada en edificios industriales ( y en edificios comerciales). Como lo vamos a ver, unas instalaciones de luz ineficientes resultan en sobrecostes para la empresa.

Iluminación ineficiente debido a instalaciones antiguas.

Un sistema de iluminación de una nave industrial resultará inadecuado en los siguientes casos:
• Cuando se usan artefactos de iluminación antiguos, que llevan a un consumo de electricidad mayor debido a unos balastos magnéticos inadecuados, lo cual puede dar lugar a un consumo extra de energía del 5 al 20%.
• Cuando existe una pérdida de luz debido al uso de luminarias antiguas, que dirigen e flujo luminoso de manera inadecuada, impidiendo a importantes cantidades de luz de alcanzar las superficies de trabajo. Esto significa que en este caso se necesitarán más luminarias, y un mayor consumo, para alcanzar los niveles de iluminación requeridos.
• Cuando no hay control de los niveles de iluminación. En algunos casos, el nivel de iluminación en un almacén o en una nave puede tener un valor demasiado alto. Muchas veces, se necesitaría menos luz en determinadas horas de la jornada laboral, o en ciertas áreas de trabajo. Las luminarias antiguas no pueden ser reguladas mediante dimmers para adaptarse a los niveles de luz diurna que hay en la nave. Esto significa que la energía se está desperdiciando innecesariamente
Si sumamos estos conceptos, el desperdicio total de energía debido a un sistema de iluminación inadecuado en una nave industrial puede alcanzar perdidas anuales de varios miles de Euros. Los últimos sistemas de iluminación energéticamente eficiente hacen posible ahorrar hasta 80% del consumo de electricidad.

Soluciones para sistemas de iluminación eficientes en el plano energético

Una instalación de iluminación ineficiente resulta en altos costes adicionales. Iluminar completamente un almacén o una nave en cualquier momento del día no es siempre útil. Proponemos a continuación soluciones de iluminación usan la energía eficientemente sin afectar a la eficiencia de los trabajadores en el lugar de trabajo.
– Iluminación por zonas: La mayoría de los almacenes o naves industriales ya han comenzado la transición hacia la zonificación de la instalación. Con esta técnica, se fomenta la iluminación por zonas. Las luminarias de baja altura se pueden instalar para reducir los gastos necesarios para la iluminación de un área determinada.
– Sensores de movimiento: En los almacenes, resulta difícil controlar manualmente la iluminación – los pocos segundos que se tarda en acercarse y encender un interruptor se pueden traducir en mucho tiempo perdido a lo largo del año. Sin embargo, en los últimos años, sistemas automatizados (como los sensores de movimiento) se han desarrollado hasta el punto de que ahora es sencillo usarlos en almacenes. Los trabajadores ya no tienen que preocuparse por ajustar el nivel de iluminación, todo es automatizado, y además se consigue un nivel de iluminación suficiente para una seguridad adecuada.
-Sistemas de regulación de intensidad de la luz:  Las luminarias reguladas mediante dimmers son también una opción, especialmente en cualquier área que recibe una cantidad significativa de luz natural. Unos sensores adecuados pueden funcionar conjuntamente con sensores de movimiento para controlar la iluminación de la instalación y en última instancia, mejorar la eficiencia energética. Por ejemplo, será interesante explotar la luz natural del día en las zonas de las ventanas y aperturas, y gastar menos electricidad, con luces encendidas únicamente cuando sea necesario.
– Luminarias fluorescentes T5 : Estas luminarias usan varios tubos montados en un dispositivo con un reflector pulido para dirigir todo el flujo luminoso hacia abajo. Los tubos T5 funcionan como los antiguos T8 y T12, pero con un balasto electrónico de control y tienen una vida útil más larga de hasta 12000-18000 horas. Como ventajas, tienen un costo de instalación reducido, unos niveles de luz aceptables, y su tecnología es reconocida.
– Luminarias LED: Estas luminarias se han vuelto más asequibles en los últimos años, y se han convertido en una opción cada vez adecuada para la iluminación de los almacenes y naves industriales, aunque también es importante tener en cuenta que la mayor parte de los ahorros de los LED se consiguen con el tiempo. Durante los próximos siete años, se espera que los LED representen aproximadamente la mitad del mercado global de las luminarias.
Las LED también son más prácticas para zonas de alto tráfico donde necesitan luces encendidas a lo largo de todo el día. Entre sus ventajas, un tiempo de vida largo (50000-80000 horas) y una fuente de luz unidireccional.

Beneficios operacionales de una buena iluminación en una nave industrial:

• Menores costos de mantenimiento – En los almacenes y naves industriales, un carrito elevador puede ser necesario para cambiar lámparas, lo cual puede resultar costoso, sin contar con la inactividad que resulta en una falta de iluminación. Las nuevas luminarias utilizan bombillas que duran hasta 50000-100000 horas, o sea de 6 a 9 años de funcionamiento continuo. Esto significa que el mantenimiento de la iluminación puede ser casi eliminado.
• Mejora de la calidad de la luz – La calidad de la luz en instalaciones de gran altura puede ser limitada(especialmente con las lámparas HPS). Las nuevas tecnologías de iluminación permiten conseguir una luz que se acerca a la luz del día, un mejor reconocimiento de los colores, un entorno de trabajo más seguro.
• Mejora de la distribución de la luz – Un sistema de iluminación mal diseñado puede causar problemas a los trabajadores – por ejemplo, sombras entre las estanterías que impiden la lectura de las etiquetas, lo cual se traduce por una mayor complejidad, y trabajadores que experimentan altos niveles de deslumbramiento. Un nuevo sistema de iluminación permite hacer frente a estos desafíos. Esto significa elevar el nivel de productividad, y mejorar la calidad de entorno de trabajo, asi como la seguridad de los trabajadores.
• Además, Con un sistema de iluminación eficiente, una empresa consigue reafirmar su compromiso con el medio ambiente. Una empresa más eficaz a nivel energético responde a las inquietudes de los consumidores en cuanto a los temas de desarrollo sostenible.