Las luminarias LED se imponen para iluminar las zonas ATEX

Mientras está empezando la Conferencia Mundial sobre el clima, los industriales se vuelven cada vez más conscientes de la necesidad urgente de poner en marcha soluciones más respetuosas para el planeta. La iluminación representa alrededor del 20% del consumo mundial de energía y las industrias que operan 7 días /7 y 24 horas /24 consumen mucha energía para asegurar su iluminación. Para hacer frente a estos desafíos, la tecnología LED está ganando terreno en la iluminación industrial, ya que es especialmente adecuada para un uso en atmósferas explosivas.
Una atmósfera explosiva se caracteriza por la presencia de una mezcla de aire y de sustancias potencialmente explosivas tales como gases, vapores, nieblas o polvos, en la que, tras una ignición, la combustión se podría propagar a la totalidad de la mezcla. Las atmósferas potencialmente explosivas se encuentran en refinerías, plataformas de extracción, plantas petroleoquímicas, plantas de generación de energía, plantas de tratamiento de residuos …. En estos lugares, se deben tomar medidas para evitar la posibilidad de temperaturas excesivas y la aparición de arcos eléctricos o chispas. Actualmente, la iluminación de las plataformas de perforación de gas de esquisto, que se están expandiendo en muchos países, exige el cumplimiento de una instalación de gas clasificada como zona 1 (zona peligrosa ATEX) y zona 2 (estándares de clase I Div 1 y clase I Div 2 en Estados Unidos).
Los LEDs son fuentes de luz de espectro completo y proporcionan un excelente rendimiento de color. Los LEDs orientan la luz hacia donde se necesita con muy poca dispersión o pérdida. Las lámparas convencionales arrojan luz en todas las direcciones, por eso proporcionan un numero de lúmenes inferior en comparación con los LEDs. Las luminarias LED no sólo cumplen con los más altos estándares de IRC (70-85) y de eficiencia (hasta 160 lúmenes/vatio) pero además, a diferencia de otras luminarias su emisividad es mayor en ambientes fríos. En comparación con las lámparas de vapor de sodio a alta presión o con las lámparas de vapor de mercurio o lámparas incandescentes, los LEDs pueden evitar los accidentes relacionados con la baja visibilidad gracias a su mejor reproducción de los colores. La iluminación LEDs también facilita la lectura de instrucciones de seguridad para intervenir rápidamente en casos de peligro inminente. Esto ayuda a prevenir los riesgos de accidentes y permite intervenir más rápidamente en situación de emergencia.
Por otra parte, el control inteligente de la iluminación LED puede proporcionar una iluminación que se adapta a las necesidades: las luminarias LED permiten variar la intensidad de la luz a medida de lo necesario sin desperdició. Una gestión centralizada de la iluminación puede optimizar el ahorro de energía.
Respecto al mantenimiento, los techos altos de las instalaciones industriales hacen a menudo que las luminarias sean de difícil acceso. El mantenimiento y la reposición de lámparas pueden llegar a ser costosos. Resistente y duradera, la iluminación LED permite minimizar el mantenimiento. Como no contienen gas, las lamparas LED son muy seguras y su reciclaje es mas fácil, dado que se consideran como un producto electrónico. Con hasta 100.000 horas de duración, las lamparas LED reducen la necesidad de mantenimiento. Ademas si se combinan con un sistema de control inteligente, sólo se iluminan cuando sea necesario y se apagan automáticamente.
En zonas explosivas tales como plataformas de perforación, la iluminación debe ser capaz de soportar todo tipo de vibración constantemente. Por lo tanto, la iluminación certificada para zonas ATEX debe ser más resistente que la iluminación tradicional. Con un 100% de equipo electrónico, la lámpara LED ya es más resistente que otros materiales.
Airfal desarrolla luminarias LED con certificación ATEX (Pyros, Vitra y Secure) que reducen el consumo de energía sin comprometer el nivel de iluminación, especialmente para zonas de atmósferas explosivas. Resistentes a impactos y vibraciones, permiten ahorrar el reemplazo frecuente de lámparas. No contienen mercurio u otros productos peligrosos y son más ecológicas. Las luminarias LED de Airfal ofrecen eficiencia energética y ecológica así que un mejor control de la luz para zonas industriales peligrosas.