Airfal dona el 2% de sus beneficios a Atades Huesca

Airfal financiará un espacio multisensorial en la Residencia Asistida del Centro Manuel Artero, de Atades Huesca, con el 2% de sus beneficios de 2015. Esta actuación entra dentro del Plan de Responsabilidad Social Corporativa de la empresa aragonesa, que enmarca otras acciones como la implantación de enclaves laborales en sus instalaciones.

Desde el 2011, Airfal dona el 2% de sus beneficios a Atades Huesca, una organización sin ánimo de lucro declarada de utilidad pública. Este año el dinero se va a destinar a la construcción de un espacio multisensorial en la Residencia Asistida del Centro Manuel Artero. Esta habitación terapéutica tiene como objetivo principal la estimulación de los sentidos para favorecer la comprensión del entorno y la asimilación de la información sensorial de los usuarios del centro.

El pasado año este donativo se destinó a la puesta en marcha de una piscina terapéutica.

Atades es una entidad sin ánimo de cuyo objetivo fundamental es promover, fomentar y apoyar todo tipo de acciones encaminadas a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y sus familias en la provincia de Huesca. Actúan en diferentes ámbitos como la vivienda, el empleo, la salud, la formación, el ocio y el tiempo libre, así como la autonomía personal y social. Para conseguir este objetivo y proporcionar a las personas con discapacidad intelectual los servicios requeridos, han creado una red de infraestructuras muy importantes.

Este donativo entra dentro del Programa de Responsabilidad Social Corporativa, un pilar fundamental dentro de la política de Airfal y una de las actuaciones que más satisfacciones reporta a la empresa. Además de las donaciones, Airfal trabaja de forma directa con otras ocho entidades sociales, que acogen personas con discapacidad intelectual.
Airfal mantiene una relación laboral con todas las fundaciones, ya que constituyen la red de montadores externos de la empresa. A través del trabajo, los usuarios de estas organizaciones no sólo consiguen una recompensa económica, sino que logran normalizar su situación y se capacitan para entrar en el mercado laboral. Asimismo, Airfal cuenta con un servicio de taller ocupacional dentro de sus propias instalaciones, donde trabajan una decena de usuarios de Rey Ardid, y un enclave laboral de reciente inauguración donde se sitúan los jóvenes de Ceserpi, Fundación Picarral.

Desde Airfal, agradecemos a todos nuestros colaboradores, -proveedores, clientes, y equipo- su contribución para que esta acción pueda seguir aumentando cada año y ayude a mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad.