Airfal migra su memoria de RSC al G4

Airfal International actualiza su memoria de Responsabilidad Social Corporativa y migra a la versión G4 de la Guía del Global Reporting Initiative. Se trata de una comunidad internacional independiente de la que Airfal forma parte y que establece los estándares de memorias de responsabilidad corporativa de todo el mundo. Esta memoria recoge todas las acciones, presentes, pasadas y futuras en el campo de la RSC, tanto dentro como fuera de la empresa.

Airfal International actualiza su Memoria de Responsabilidad Social Corporativa y presenta una nueva edición migrando al G4 del Global Reporting Initiative (GRI). Desde el nacimiento de Airfal la RSC ha sido clave en el desarrollo y política de la empresa, siempre buscando una constante mejora de la sociedad y el equipo Airfal.

El Global Reporting Initiative es una institución International independiente que creó el primer estándar mundial para la elaboración de memorias de sostenibilidad. Se trata también de un centro oficial de colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Este modelo es el utilizado por las empresas socialmente responsables de todo el mundo y el más reconocido por las instituciones. Airfal estaba ya adherido al GRI desde hace años y, este año ha migrado al G4 como muestra de su enorme compromiso con la Responsabilidad Social.

El objetivo de la cuarta versión de la Guía del Global Reporting Initiative es ayudar a los redactores de memorias a elaborar memorias de sostenibilidad significativas en las que se recojan datos útiles de las cuestiones más importantes de cada organización. De este modo, cada empresa puede realizar un análisis exhaustivo de la situación de la empresa, sus fortalezas y aquello que sea preciso mejorar, y presentarlo de forma ordenada.

La memoria G4 es una obligación autoimpuesta para Airfal por la importancia que para la empresa tiene la RSC y su compromiso de transparencia y accesibilidad para clientes, proveedores y socios colaboradores. Por ello, el G4 de Airfal está disponible en la web de Airfal en castellano, inglés, francés, italiano y alemán, y en la web GRI.

Luminarias sociales

Hace unos 30 años el colegio de Educación Especial Vértice (actual Fundación José Luis Zazurca) solicitó a la empresa aragonesa material con el que poder trabajar.  La Fundación José Luis Zazurca es una Entidad sin ánimo de lucro, cuyo origen se encuentra en una Asociación de Padres que se creó en el año 1974, con el fin de cubrir las necesidades de las personas con discapacidad intelectual, dentro del ámbito educativo y prestar apoyo a sus familiares.

Viendo que este sectportadaor de población se va haciendo adulto y necesita recursos específicos y especializados para ellos, se decide crear la Fundación José Luis Zazurca. Ésta se constituye el 21 de noviembre de 1998, y es el 9 de julio de 1999, finalmente cuando es inscrita y reconocida como Fundación por la Diputación General de Aragón.

Con el crecimiento económico de Airfal, también ha crecido su implicación en la sociedad, y en la actualidad ya son nueve las fundaciones con las que colabora la empresa, que montan el 65% de sus luminarias. Además, desde hace varios años Airfal ha integrado en sus propias instalaciones un taller ocupacional en el que trabajan en torno a 10 usuarios de la Fundación Rey Ardid- personas con problemas de salud mental. Esta acción es clave para normalizar su situación y favorecer una integración al mercado laboral, ya que las rutinas de trabajo de este taller son las mismas que la de los trabajadores Airfal. De hecho, dos usuarios se han incorporado en los últimos dos años a la plantilla Airfal, y otros lo han hecho a otras empresas. Por otro lado, en mayo de 2016 se inauguró un enclave laboral en otra nave Airfal para los alumnos del Centro Especial de Empleo de la Fundación Picarral- SERPI. Centro de Formación Laboral, cuya finalidad es mejorar la empleabilidad de jóvenes con inteligencia límite/discapacidad intelectual ligera, donde trabajan un total de 6 jóvenes. Además de todas estas acciones, Airfal dona el 2% de sus beneficios a Atades Huesca.

Airfal apuesta por su familia

Airfal se ha caracterizado siempre por ser una empresa muy familiar, no sólo por los lazos que unen a los accionistas, sino por su reducido tamaño y la relación de toda la plantilla. Airfal tiene como máxima ser una empresa en la que la gente esté feliz trabajar y de la que tenga un fuerte sentimiento de pertenencia. Por ello, muchas de las políticas de la empresa van encaminadas a la satisfacción de los propios trabajadores con acciones como el Plan “No menos de 1.200 brutos al mes”, un servicio de transporte para los empleados o un horario que busca la conciliación laboral y personal.

También destacan otras acciones como la flexibilidad de los periodos vacacionales o la paga extraordinaria en función de los beneficios anuales de la empresa. Además, se ha establecido una constante comunicación entre todos los miembros de la plantilla a través de emails y se ha creado este 2016 un boletín mensual en el que se dan cuenta de las novedades que han acontecido en la empresa.

Para fomentar también el sentimiento de pertenencia, a lo largo del 2016 se han realizado jornadas de coaching tuteladas por profesionales en las que se ha trabajado la empatía y la autocrítica para sacar los mejor de cada uno, en pro del equipo.

Asimismo, Airfal está inmersa en un profundo cambio de organización que busca facilitar el trabajo de toda la plantilla y aumentar la productividad de la empresa. Se trata de un proceso continuo en el que se ha empezado a trabajar con la Escuela de Transformación Empresarial  para la Gestión del Cambio y que concierne a toda la plantilla.

Sostenibilidad y respeto al Medio Ambiente

Airfal también está muy concienciado con el respeto por el Medio Ambiente y trata de evitar que su trabajo perjudique al entorno. Por ello Airfal pertenece a Ecolum, fundación que se dedica a la gestión adecuada de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. De este modo, nos aseguramos de que los residuos cumplen la normativa y son reutilizados de un modo adecuado.

Además, está inmerso en un plan de eficiencia energética, con el asesoramiento de una empresa externa para el ahorro energético de las instalaciones y el desarrollo de productos de bajo consumo con luminarias con las últimas tecnologías, como la tecnología LED.