Cómo iluminar un hotel

Ésta es una cuestión que muy pocos se plantean y, probablemente, una sola vez en la vida. Sin embargo, no por poco frecuente es irrelevante, sino que tiene una gran importancia ya que una buena elección de la iluminación en un establecimiento como un hotel es vital para un mantenimiento eficiente y sobre todo económico de las instalaciones.

El común de los mortales que no nos planteamos construir un hotel, probablemente tengamos en nuestra comunidad un parking que iluminar, una piscina para usar en verano o simplemente una habitación que queramos redecorar. Por eso, quizá este artículo te interese y te dé ideas y consejos sobre cómo sacar al máximo partido a tus estancias con la mejor iluminación.

Parkings

Para la iluminación de las zonas de aparcamiento, desde el departamento técnico de Airfal recomiendan la utilización de luminarias fuertes, robustas y con cierto nivel de estanqueidad y sobre todo protección contra el polvo. Los párquines son zonas donde el humo de los coches perjudican seriamente las luminarias y puede influir en la durabilidad de la misma, por eso es preciso adquirir el modelo idóneo para asegurarse  de su utilidad.

Una de las luminarias que se recomiendan para su instalación en párquines es la Supra y la Piston, dos luminarias estancas fluorescente y LED respectivamente, con una protección IP65 que impiden que penetre el polvo o la humedad.

Otro modelo muy recurrente en estas instalaciones  es la TR3, una luminaria en policarbonato de  1 mm de espesor. Su grado de protección IP67 la protege contra los impactos y sobre todo, contra las impurezas de los aires contaminados. Los párquines son zonas oscuras y susceptibles de sufrir actos vandálicos, por eso, su IK7  la protege de golpes. Se trata de un modelo disponible en LED y Opal, su formato más decorativo.

Zonas comunes

Un hotel dispone de numerosas zonas comunes que tienen que estar las 24 horas del día encendidas. En el caso de los pasillos, necesitamos una luminaria económica, clara y discreta. Por eso, normalmente para este tipo de áreas los diseñadores se suelen decantar por luminarias como los Downlight, que se empotran en el techo y ofrecen una alta iluminación para una zona que normalmente no suele contar con iluminación natural.

La recepción es el escaparate de los grandes hoteles, el espacio que genera nuestra primera impresión y en el cual debe primar la estética. La iluminación es clave para que un lugar te inspire confianza y por ello deben ser zonas muy iluminadas. El modelo preferido por técnicos y diseñadores para una recepción es la TR1, una luminaria vanguardista, que ofrece un gran confort visual y un bajo deslumbramiento gracias a sus lamas de alto rendimiento.

Para bares y restaurantes desde Airfal proponen la luminaria Cylindric o Cylindirc +. Se trata de una luminaria pensada como elemento decorativo colgante para interiores. La Cylindric destaca por su reducido diámetro, hecho que permite su instalación en pequeños espacios. Asimismo, son muchos los proyectistas que se decantan por la Orion, una luminaria de módulos LED  muy estética y económica.

Habitaciones

En el interior de las habitaciones lo que va a primar será el gusto del decorador y el estilo de la construcción. Desde Airfal, apostamos por la iluminación sencilla pero efectiva. Una luminaria de la familia de las técnicas como la Delta o la Minidelta, o de la familia de las residenciales como la Excalibur, la TR4 o el Modelo 1 pueden será ideales para estas estancias si, por ejemplo, las ocultamos en foseados de pared.

Por otro lado, muchos arquitectos se decantan por incluir en las instalaciones eléctricas de las habitaciones sistemas de regulación lumínica, que permiten modificar la intensidad luminosa de casi cualquier modelo. Para que una luminaria sea regulable es preciso demandar este atributo en fábrica, ya que es en el montaje cuando se incorpora el balasto correspondiente a la demanda de regulación del proyectista.

Jardín

El jardín es el lugar de relajaci5049-Compac-hotfrogón por excelencia dentro de los complejos hoteleros. Es el espacio donde disfrutar del aire libre, de una bebida en una tumbona o de un paseo a media tarde. Las luminarias para esta zona deben ser robustas, al estar al aire libre, estancas, para soportar la lluvia y la humedad de las zonas de playa, y de dimensiones reducidas para que no eclipsen el diseño de los jardines.

Para estas áreas de exterior el modelo más recomendado es la Compact. Se trata de una luminaria estanca de alta calidad. Gracias a su material constructivo, este modelo es IK10 e IP67 y por sus reducidas dimensiones ofrece un amplio abanico de posibilidades de colocación.

Piscina

Junto con el jardín, la piscina completa una zona de ocio muy demandada por los usuarios, sobre en aquellos hoteles costeros. Normalmente las piscinas suponen un importante foco de luz, ya que durante la noche se aprovechan como un elemento decorativo más. Para iluminar el entorno de las piscinas, nuestros especialistas aconsejan la utilización del modelo TR4.

Se trata de una luminaria estanca con un IP67 que ofrece una protección total para el polvo y contra la penetración en cantidad perjudicial  en el interior de la envolvente en agua. Esta luminaria es de reducidas dimensiones y además ofrece la posibilidad de realizar modelos asimétricos reduciendo su longitud.

Para las estancias de almacenamiento de cloros y otros productos corrosivos, recomendamos la luminaria TR2, capaz de soportar las peores condiciones y los hidrocarburos. Asimismo, la Chemical es otra luminaria adecuada para esta sala, ya que es perfecta para lugares con condiciones de trabajo o ambientales que hagan preciso el uso de materiales resistentes a ataques químicos o con requerimientos de limpieza muy profundos.

Zona de calderas

La zona de calderas, así como el entorno del depósito de Gas o de Gasoil son zonas de Atmósferas Explosivas, donde hay un importante riesgo de deflagración o explosión. Para iluminar estas estancias sí es preciso el uso de luminarias ATEX, aunque debe ser el proyectista el que determine la zona ATEX que se debe aplicar. Un ejemplo de luminaria ATEX es la Secure, una luminaria fluorescente de protección “n” y respiración restringida, categoría 3G y D, con un grado IP68. Está especialmente diseñada para zonas 2 y 22, que son antichispas.

Cocina

La cocina de un hotel es un lugar de contrastes, donde se pasa de las altas temperaturas de un horno o un fogón a las bajas temperaturas de los congeladores y refrigeradores industriales. Además, es un lugar donde se trabaja bajo presión y en el cual la luz juega un papel fundamental. Para las zonas de altas temperaturas contamos con dos luminarias perfectas para estos emplazamientos.

La primera de ellas es el modelo OVEN una luminaria de las familia de las estancas fabricada en Airfal. Este modelo trabaja en zonas de hasta 200°C y por eso es ideal para hornos donde no es posible utilizar fluorescentes y posee un grado de protección IP68-2 e IK7.

El segundo de nuestros modelos especializados para estos ambientes es la TR2 para altas temperaturas.  Esta luminaria nace de la TR2 pero duplica su potencia con una versión para dos tubos de 36 y 58W gracias a un equipo electrónico especial para condiciones ambientales duras. Este equipo va separado de los tubos por un cable cubierto por una funda de protección térmica. De este modo, los tubos pueden acercarse más a la fuente de calor, mientras que el equipo se mantiene a una distancia suficiente para que la temperatura no suponga un problema. Este modelo está diseñado especialmente para campanas industriales que necesitan luz.

Para muy bajas temperaturas contamos con nuestra TR3, una luminaria muy polivalente que soporta temperaturas de hasta 40° bajo cero. Esta luminaria es perfecta para cámaras frigoríficas.

Asimismo, para zonas de armarios como las despensas, recomendamos la utilización de nuestro modelo Jota, una luminaria mucho más sencilla que por sus formas se adapta a la perfección a rincones y se puede instalar en el interior del mobiliario.